Marruecos, vuelve el oasis

Marruecos vuelve a resurgir como destino de moda, con todo el exotismo y esplendor de oriente.

Asombro creer que en menos de dos horas nos traslademos a un mundo tan hipnótico y lleno de contrastes. Mágicas noches en el desierto y días cálidos en el sentido más amplio de la palabra: sus gentes, sus colores, su clima. Marruecos es un oasis de paz… y de aventuras sin fin.

Marrakech, ciudad que alegra el corazón

Solo un consejo para descubrir la también llamada ‘Al-Bahya’, ciudad que alegra el corazón: piérdete en ella. Literalmente. Adentrarse en las interminables callejuelas que serpentean entre los muros de su medina es una aventura a cada paso. No hacen falta planos, son inútiles; ni siquiera los más sagaces exploradores son capaces de orientarse en la ciudad roja. Lo mejor es abandonarse al laberinto polvoriento de sus calles, y toparse con la asombrosa geometría de azulejos, artesonados y estucos de sus deslumbrantes riads, con sus aromáticos zocos, con sus mezquitas milenarias; con curtidurías tradicionales, aguadores… y encantadores de serpientes.

Una noche en el desierto

Cuando hablamos de desierto hablamos por supuesto del Sahara, el desierto más grande del mundo, con una extensión similar a China, que abarca 12 países. La paz que ofrece esta inmensidad de dunas y estrellas es algo que hay que experimentar, porque no hay palabras ni imágenes que alcancen a describir la sensación de dormir en una jaima bereber, cenar a la luz del fuego, bailar al son de tambores y ver amanecer entre las dunas.

Gastronomía milenaria

Su cocina casera y sumamente tradicional, elaborada a lumbre de leña y utensilios de barro, donde prácticamente solo cocinan las mujeres pasando las recetas de madres a hijas por tradición verbal, es uno de los emblemas del país. Una cocina con influencias bereberes, moriscas, mediterráneas y africanas en la que las verduras frescas, el cuscús, el cordero, las aves de corral y los encurtidos, son sus ingredientes estrella. Maravilla cómo mezclan lo dulce y lo salado, cómo elaboran la pastelería con hojaldres finísimos y las mejores mieles, dátiles, pistachos… Y, sobre todo, cómo emplean las especias haciendo que el país entero huela y sepa de forma única.

Ksar de Ait Ben Haddou, de película

Escenario de Lawrence de Arabia, La Joya del Nilo, Jesus de Nazareth, Hanna, La última tentación de Cristo, La momia, 007 Alta tendión, Babel, Gladiator, Juego de tronos… Si esto no es una ciudad de película que venga Spielberg y lo vea. En la provincia de Ouarzazate, puerta al gran desierto del Sahara, se encuentra este espectacular pueblo de arcilla y adobe, como detenido en el tiempo. Su condición de parada obligatoria para las caravanas que, a través de la ruta comercial del Sahara, unían Sudán con la ciudad imperial de Marrakech, la dotó de una enorme prosperidad y belleza que aún hoy se adivina en sus calles y pequeños palacios. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987, Ait Ben Haddou es un precioso legado de la arquitectura del sur marroquí.

Chaouen, la ciudad azul

Algunos la consideran la ciudad más hermosa de Marruecos. Quizá es una afirmación algo osada, porque hay tanta belleza y singularidad en las ciudades del Magreb… desde Marrakech, hasta Fez, Essaouira, llamada “la perla del Atlántico” o Saidia, en el Mediterráneo, con una de las playas más largas de Marruecos; pero sin duda Chaouen es la más llamativa por su color. Calles, puertas, mezquitas, lavaderos… El azul lo inunda e ilumina toda de una forma mágica, convirtiéndola en un lugar idílico para los amantes de la fotografía… Y para los amantes en general.

Si tuviéramos que definir Marruecos en una frase sería “contrastes que marcan”. La calma del hammam y el bullicio del zoco se quedan para siempre en la piel del viajero, que, tras descubrir Marruecos, cambia su mirada hacia el mundo árabe para siempre. Viajar nos hace sabios, generosos, pero, sobre todo, nos acerca.

Empieza a planificar tus vacaciones ahora y solicita tu presupuesto aquí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s